01 agosto 2010

Legalice it!

Perú, país donde vivo, tiene el dudoso honor de ser el 1er país exportador de cocaína, dejando en el camino a Colombia y a Bolivia, líderes en la producción de dicho narcótico, se calculo que alrededor de US$ 20 000 Millones de Dólares Norteamericanos ingresan como producto de la "exportación" de cocaína, la cual al ser revendida, en Asia, Norteamérica y Europa, llega a quintuplicar esa cantidad.

Es conocido que cada etapa de la producción, transporte y distribución de la cocaína, como otras drogas consideradas ilegales por el estado, es posible gracias a toda una red de bandas de narcotraficantes que no tienen escrúpulos en "contratar" a policías, militares, aduaneros e incluso políticos a quienes financian sus campañas para que estos defiendan el cultivo de hojas de coca basándose en "usos ancestrales" cuando es sabido que el 95% de la hoja de coca cultivada va a parar al narcotráfico, es decir tenemos hasta Congresistas de la República que posiblemente estén envueltos en alentar esta plaga.

Se han puesto en práctica diversos métodos de represión al narcotráfico, los mismos que a pesar de haber costado un gasto enorme en recursos y vidas humanas no han logrado reducir el consumo de cocaína y menos aún desaparecerlo; a todo esto, conviene considerar que la prohibición impuesta por el Estado torna más atractivo el consumo de cocaína, cual efecto de manzana de Adán, aparte que la prohibición, al disminuir de manera artificial la oferta de cocaína, termina encareciendo su precio, lo que motiva que esa actividad a largo plazo sea más lucrativa de lo que sería en condiciones regulares.

Lo señalado son razones a favor de la legalización de las drogas, pero de carácter utilitarista, que si bien tienen un peso determinado para respaldar la descriminalización de la producción, venta y distribución de las drogas; a mi parecer no constituyen un motivo válido, a diferencia de la libertad de cada individuo el decidir o no el consumirlas, en vista que una "elección obligada", carece completamente de moral, mientras el elegir teniendo plena libertad de ejercicio, determina que la misma sea valedera.

2 comentarios:

Eliot Ramos dijo...

Hola José, siempre es bueno ser consecuente en las opiniones.
El actual movimiento económico del narcotráfico esta acorde con los principios capitalistas, sería ridículo que un capitalista promueva una acción en contra de la corriente que se supone debe defender.
y si se tratara de legalizar el uso de drogas ¿Quién lo haría? ¿Pedirías al estado que lo haga? ¿Y donde queda eso de "Ni Dios ni Estado"? a menos que sea solo una frase que se escogió por que aparenta ser de inteligentes.
Saludos.

Diego, el Mapache dijo...

Pienso que las drogas, al ser tomadas bajo el cargo de las empresas, empezarán a tener un mercado más amplio, que sin el riesgo que conlleva traficar con ellas ilícitamente, podrán competir y eventualmente disminuir al menos la actividad ilegal de carteles de droga.

Ya en algunos países de Europa se ha puesto en marcha el despenalizar las drogas y no les ha ido tan mal. Aunque claro, al Perú le falta para compararse con el orden de los países europeos.

Por último, el consumir drogas no lo hace a uno necesariamente un paria en la sociedad. Carl Sagan estaba a favor de la legalizacion de las drogas y él mismo la consumió alguna vez. Y no por eso deja de ser el genio que fue.

Saludos.